Acerca de Lucie Davioud

Hola, soy Lucie.
Jurista-lingüista, ayudo a los abogados a mejorar su comunicación en francés para conseguir más y mejores clientes francófonos.

Imagen Destacada

Actualmente ayudo a los profesionales del mundo jurídico a comunicarse con sus clientes francófonos. Ofrezco un amplio abanico de servicios (traducción jurídica, cursos de francés jurídico, redacción de artículos en francés…), pero siempre relacionados con mi doble especialización: el derecho y el francés, mi lengua materna.

Soy jurista-lingüista, es decir, jurista de formación especializada en traducción jurídica. He estudiado derecho en Francia y España, y completé esta doble formación jurídica con un máster en Traducción Institucional (derecho-economía).

Trabajé cuatro años en bufetes de abogados y en el departamento de administraciones públicas de una multinacional española. En 2010, tras cursar el máster, empecé a compaginar mi actividad asalariada con la traducción freelance. Esta experiencia como jurista y consultora internacional en tributación me ha ayudado a entender las necesidades de mis clientes y a ofrecerles soluciones específicas para cada caso. Gracias a su fidelidad, mi «pequeño negocio» fue creciendo hasta que, a finales de 2012, tuve que tomar una decisión: seguir con la estabilidad ficticia del trabajo asalariado o dedicarme exclusivamente a mis clientes y alumnos.

Decidí entonces lanzarme de cabeza a la piscina del emprendimiento para trabajar con todo el cariño e ilusión en mi proyecto.

Desde octubre de 2013, estoy «sin oficina fija». Aunque sigo pasando parte del año entre Francia (París) y España (Salamanca, Madrid y Barcelona), viajo con frecuencia por otros rincones del mundo, principalmente por el Sudeste Asiático. Además de saciar mi sed por descubrir nuevos idiomas y culturas, este modo de vida me permite conectar con clientes y compañeros de todo el mundo.

Seis cosas más personales sobre mí

  1. Soy más de series que de películas; me he enganchado a Los Soprano, The Wire, Breaking Bad, Mad Men, Juego de Tronos y, más recientemente, a Suits.
  2. Odié el deporte hasta los diecisiete años, cuando, al acabar el instituto, dejó de ser una obligación para convertirse en una afición. Desde entonces voy al gimnasio con regularidad, aunque lo que más me gusta es practicar deporte al aire libre, como el kayak, el running y el trekking.
  3. Me encanta la cocina asiática —la vietnamita, la tailandesa y, sobre todo, la japonesa—, pero, después de varios meses en Asia, echo de menos una copa de vino y un buen queso.
  4. Soy un poco friki de la tecnología. Me gustan las aplicaciones que me ayudan a cumplir la máxima: «Conseguir que quepa mi negocio en un portátil y mi vida en una maleta».
  5. Empecé a tocar música a los trece años. Elegí la flauta travesera porque me gustaba la idea de poder llevarla fácilmente a todas partes. La tengo un poco abandonada, y sueño con retomar la música en serio. Es mi asignatura pendiente.
  6. Me gustan los libros —ensayos o novelas— que me ayudan a avanzar profesional y personalmente. Me fascinan las lecciones de vida que se pueden aprender de unas pocas palabras.

Tengo la inmensa fortuna de tener un trabajo que me encanta y de desempeñarlo como quiero: una mezcla de idiomas y derecho, desarrollando un negocio totalmente virtual, para responder a las necesidades de mis clientes dispersos por todo el mundo.

Not found.